top of page

Los momentos más felices de mi vida


Hace poco recordaba los momentos más especiales de mi vida y me acordaba de mi primer día en el colegio, mi primera pelea, el primer campeonato de fulbito en el que quedamos primeros, los viajes de familia, aquellas conversaciones que parecían interminables e inolvidables con mis mejores amigos, las miles de enseñanzas -a veces no comprendidas en su momento- de mis padres, las decisiones más importantes de mi vida como casarme, la profesión, cambio de trabajo, el logro de un reto personal así como también las veces que he fracasado que no han sido pocas.

Y es que más que hablar de días, años, etapas, todo se reduce a momentos, pero la vida está hecha de ellos. Ya lo decía Goethe: “Yo intentaría tener nada más que eso, momentos, unos detrás de otros.“

 Yo creo que los mejores momentos de nuestras vidas no son largos, pasivos o tranquilos, aunque no están demás, sino aquellos que generalmente vienen como resultado de nuestro  esfuerzo al límite en cuerpo y alma para conseguirlos y es que mientras más nos ha costado, más valoramos lo que conseguimos. Eso es lo mejor que tienen los sueños imposibles, que a base de esfuerzo, perseverancia, talento y la ayuda de Dios, se hacen posibles.

Quizá uno de los momentos que más marquen a una persona es cuando se entera de la llegada de una vida nueva,  y bueno eso es justamente lo que quería contarles y no sabía bien como, que luego de una larga y paciente espera, mi esposa está embarazada y vamos a ser padres.  Dicen que Dios tarda pero nunca olvida. Ese tipo de momentos, hacen que la vida, sea cual sea, valga la pena vivirla felices.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page