top of page

Corazon y cabeza inteligentes


Ayer tuve la oportunidad de conocer a uno de los mas grandes pensadores sobre la felicidad en el matrimonio, que es Anibal Cuevas. Vale la pena ver su blog: http://www.anibalcuevas.blogs.com/

Justamente, de su blog he querido resumirles uno artículo que me pareció muy interesante sobre matrimonio y sentimiento. En el artículo, Anibal nos dice que existe una idea cada vez mas extendida según la cual lo importante para las personas son los sentimientos. Según esta idea son los sentimientos los que deben guiar las relaciones entre las personas, influir a la hora de tomar decisiones, decidir lo que está bien o mal, definir la verdad o la mentira, etc.

Se ha dejado de lado lo relacionado con la voluntad y la inteligencia y se va a lo mas fácil.  Este se ve mucho en el trabajo, cuando nos “sentimos medio cansados” y no terminamos bien hecho nuestro trabajo, en lugar de ser fuertes y hacerlo bien. Aplicado éste principio al matrimonio, éste funcionaría mientras funcionen los sentimientos de manera que cuando se dejase de “sentir” amor por el cónyuge el matrimonio perdería su sentido. Llevados de esta idea que cada vez está mas extendida, cuando los sentimientos desaparecen o la convivencia se hace cuesta arriba muchas personas empiezan a buscar fuera lo que no encuentran dentro. En vez de concentrar su atención y esfuerzo en recuperar o reconstruir ese amor, se dejan llevar de lo que sienten o de lo más fácil: sentirse víctimas y buscar consuelos.

Algo tan fundamental y que afecta aspectos tan íntimos de las personas como es el amor no puede estar sustentado exclusivamente sobre algo tan frágil y quebradizo como son los sentimientos que por su propia naturaleza son oscilantes y sujetos a altibajos que, en la mayoría de los casos, no dependen de la voluntad de uno mismo. Los sentimientos dependen de numerosos factores internos y externos al hombre y a la mujer. Factores tales como la climatología, el cansancio, los desarreglos hormonales, el stress, etc… hacen que varíen nuestros sentimientos y estados de ánimo. El matrimonio debe estar afianzado y construido sobre algo más sólido como la voluntad, la inteligencia. Debe ser guiado por el corazón y la cabeza, lo cual hace un amor inteligente. En los siguientes artículos podremos profundizar sobre estos temas.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page