top of page

Remedios para un matrimonio feliz


Continuo con el resumen de algunas frases que me parecieron muy buenas del libro “El desafío del amor” de Kendrick que creo que son aplicables a nuestros matrimonios.

Elegir amar a tu pareja hará que digas “no” a lo que quieres para poder decir “sí” a lo que el otro necesita. Significa colocar la felicidad de tu pareja por encima de la tuya. No quiere decir que nunca puedas experimentar la felicidad, pero no invalida la felicidad de tu cónyuge para poder gozar de ella.

La conducta grosera puede parecerle insignificante a quien la practica, pero es desagradable para los que están cerca. En esencia, el amor genuino cuida sus modales. Adoptar este concepto podría traer fresco a tu matrimonio. Los buenos modales le expresan a tu esposa o esposo: “te valoro lo suficiente como para ejercer algo de dominio propio cerca de ti. Quiero ser una persona con la que sea un placer estar”.

Casi siempre, la etiqueta que usas en tu casa es totalmente distinta a la que usas con tus amigos, o incluso con extraños. En tu casa, puedes gritar o poner mala cara, pero si suena el timbre, abres con una gran sonrisa y lleno de amabilidad. Sin embargo, si te atreves a amar, también querrás dar lo mejor de ti mismo a los tuyos. Si no dejas que el amor te motive a realizar los cambios necesarios en tu conducta, la calidad de tu relación matrimonial sufrirá.

¿Te gustaría que tu cónyuge dejara de hacer todo eso que te molesta? Entonces, es hora de dejar de hacer todo eso que te molesta. ¿Serás lo suficientemente considerado y amoroso como para descubrir y evitar la conducta que hace que la vida le, resulte desagradable a tu pareja? ¿Te atreverás a ser encantador?.

Aquí tienes tres principios orientadores que se refieren a practicar los buenos modales en tu matrimonio:

  1. Respeta la regla de oro. Trata a tu pareja de la misma manera en la que quieres que te trate

  2. Nada de distintos criterios. Ten la misma consideración con tu cónyuge que con los extraños y con los compañeros de trabajo

  3. Cumple las peticiones. Considera lo que tu esposo o esposa ya te ha pedido que hagas o que no hagas. Si tienes dudas, pregunta.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page